La Corte Suprema de Justicia advirtió a los padres de familia separados que pelean la custodia y cuidado de sus hijos, que cuando hablan mal de uno de ellos a sus hijos causan violencia de género y maltrato sicológico, lo que puede ocasionar la pérdida de sus derechos.

El pronunciamiento fue hecho al conceder una tutela que interpuso el padre de una menor contra la decisión del Juzgado Séptimo de Familia de Bucaramanga, que dispuso modificar la custodia de la niña a favor de su madre, porque solamente valoró las pruebas y testimonios de la madre.

La Corte Suprema encontró que en este caso se presentó lo que se llama alienación parental, que consiste en que uno de los padres habla al menor mal de otro y alimenta sentimientos negativos en los hijos, que repercuten en su formación y desarrollo.

“Este comportamiento constituye un tipo de maltrato psicológico hacia los niños, niñas y adolescentes que, desde luego, desborda el libre ejercicio de la responsabilidad de los padres y devela un total desinterés del padre agresor por el bienestar integral del menor afectado; pero, también representa una forma específica de violencia de género, pues, sin duda, existe una intención de perjudicar al padre o a la madre del que se habla mal”, dice.

Advirtió la corte que los jueces de familia deben tener en cuenta la opinión de los niños en procesos de custodia para evitar la manipulación de alguno de sus padres y en tal sentido deben agotar todos los mecanismos de prueba para llegar a la verdad.

Tomado de: blu radio

publicidad publicidad