En los últimos días se ha hecho viral en Facebook la historia de Julia Tinetti, de 31 años, y Cassandra Madison, de 32. Dos hermanas que habían sido separadas al nacer y, muchos años después, se reencontraron por casualidad en el mismo empleo.

Según cuenta Cassandra en su publicación del 28 de enero, ambas se conocieron en el 2013, cuando trabajaban en Russian Lady, un bar de New Haven, Connecticut (Estados Unidos). Cassandra y Julia habían sido adoptadas por diferentes familias.

Un día, Julia notó que Cassandra tenía un tatuaje en el brazo con la bandera de República Dominicana, por lo que le contó que ella nació allí y luego una pareja estadounidense decidió adoptarla. Cassandra, sorprendida, le respondió que su historia era exactamente igual.

Ante tantas coincidencias, ambas empezaron a pasar mucho tiempo juntas: “Nos hacemos amigas, comenzamos a usar ropa igual, nos divertimos juntas y les decimos a todos ‘somos hermanas’”, escribió.

Aunque sus compañeros de trabajo sospechaban de su posible parentesco, sus documentos de nacimiento (ciudad, fecha y apellidos) eran totalmente distintos, por lo que ambas veían muy lejana la posibilidad de ser familia.

En 2015, Cassandra se mudó a Virginia y, a pesar de la distancia, continuó en contacto con Julia a través de las redes sociales.

Cinco años después, en 2021, su padre biológico viajó a conocer a Cassandra y le confesó que había ocultado a otro hijo, a quien también había entregado en adopción. Cassandra inmediatamente pensó en Julia y todas las coincidencias que tenían.

Al encontrarse con Julia, ambas se hicieron un test en ‘23andme’, empresa privada que realiza pruebas genéticas, y los resultados confirmaron lo que era prácticamente un hecho: son hermanas biológicas. “Es muy emocionante saber que Julia es mi hermana, sobre todo porque ya éramos amigas”, dijo Cassandra.

“Todavía estoy procesando la magnitud de la situación. Este es el tipo de cosas que sólo pasan en la televisión o en las películas. Pero no, es real”, agregó Julia.

También contaron que su madre biológica tuvo nueve hijos: tres varones y seis mujeres. Aunque Cassandra y Julia fueron las únicas dadas en adopción.Además, tienen varios sobrinos que actualmente residen en República Dominicana.

Finalmente, concluyeron que, aunque están felices por su insólito descubrimiento, son conscientes de que no todas las historias similares tienen un final feliz.

Publicidad