Dos hermanas en Bucaramanga convierten el plástico en camisetas, playeras y zapatos. Un emprendimiento verde que le da un respiro al planeta.

Según la organización ambiental y ecológica Greenspace, cada año la industria del plástico produce poco más de 500 mil millones de botellas de plástico, que generan gran contaminación al planeta.

Pensando en un bien para el medio ambiente, las hermanas Diana Benjumea y Mónica Benjumea supieron emprender en un negocio que les diera estabilidad económica, contribuyendo a su vez, con el medio ambiente. La pasión de ambas, pues juntas son ingenieras ambientales.

Hace un año, justo cuando en Colombia las cifras del Covid-19 empezaban a registrarse, Diana Benjumea y su hermana Mónica, crearon la empresa Bulata, emprendimiento verde en el que reutilizan el plástico, las fibras naturales y el algodón, para ayudar al medioambiente.

“Nuestro proyecto se materializó luego de que esa vida acelerada que teníamos se detuvo de un momento a otro y, cuando la fábrica de zapatos de la familia cerró, tomamos la decisión, iniciamos un trabajo de investigación de los materiales que íbamos a usar, los procesos, proveedores, productos, estilos y todo arrancó”, cuenta esta santandereana mientras detalla que parte de su innovación está aportando además algo positivo a la sostenibilidad que toda empresa y una generación de colombianos “queremos: cambiar el mundo y dar un mensaje distinto”, expresó .

Para obtener una camiseta hecha a base de plástico se necesitan aproximadamente seis botellas, se usa el algodón recuperado que sale de los retales textiles, se vuelve fibra y luego hilo. Este proceso genera además un ahorro de agua y energía, cerca de 1739 litros de agua, 6 botellas pet y 6524 watt de energia.

Según el Ministerio de Ambiente, como este hay más de 1.950 negocios verdes en el país, que buscan marcar la diferencia ante el consumo acelerado que también aumentó en pandemia.

Diana es una de las colombianas que, con alternativas nuevas, quiere darle un respiro al planeta en el que hoy los seres humanos estamos desechando 33.800 botellas por minuto.

“El mensaje para todos los jóvenes es que somos parte activa del cambio que queremos ver y es importante que ayudemos a consumir de manera responsable. Apliquemos en el día a día las tres RRR: Reducir, reciclar y reusar”, concluye esta mujer, que sueña con ver su negocio en todos los rincones del país.

 

Publicidad