Este domingo 11 de abril se llevaron a cabo las elecciones a la presidencia de Ecuador, dando como ganador al candidato Guillermo Lasso.

Según los datos del Consejo Nacional Electoral, con más del 97% de las actas contabilizadas, Lasso, representante de la derecha tradicional y que hace su tercer intento de llegar a la presidencia, acumula 52,5% de los votos, frente al 47,49% del correísta Andrés Arauz, heredero de la izquierda del expresidente Rafael Correa. Lasso obtiene el triunfo con 4.364.320 votos contra 3.977.163 de Arauz.

"Este es un día histórico, un día en que todos los ecuatorianos han decidido su futuro, han expresado con su voto la necesidad de cambio y el deseo de mejores días para todos", dijo Lasso ante sus simpatizantes reunidos en Guayaquil.

Ecuador celebró este domingo la segunda vuelta de las presidenciales en medio de un repunte de casos de coronavirus y de la crisis económica que sacude al país y que se agravó por la pandemia. Ambas crisis serán los principales retos del nuevo presidente, que asumirá en el mes de mayo.

En ese contexto se enfrentaban dos modelos muy diferentes de abordar los problemas del país: mientras Arauz quería recuperar las políticas de gasto social que caracterizaron los dos gobiernos de Correa 2007-2017, Lasso es un banquero que defiende el libre mercado y que propone medidas liberales para salir de la crisis y acabar con el correísmo, al que culpa de la deuda y el déficit fiscal del país.

El nuevo mandatario ecuatoriano reemplaza a Lenin Moreno, que termina su mandato en la impopularidad y quien deja una economía dolarizada en números rojo con un PIB de 2020 que se contrajo 7,85 % y una deuda pública total del 63 %.

Lasso, Promete generar dos millones de puestos de trabajo, expandir el sector agrícola a través de préstamos a bajo interés y reducir progresivamente los impuestos.

Publicidad