La famosa serie que marcó a millones en la década de los 90 fue sacada de la programación de televisión pública en Valencia (España) por no cumplir con las políticas de género. Para los ejecutivos de la cadena A Punt el programa animado transmite estereotipos de género y su contenido es considerado sexista y machista, según la legislación de género, los códigos de valor y los códigos infantiles.

 

En realidad, la decisión no es nueva, se profirió desde el 2014, pero lo que ha indignado a los fanáticos es que se mantiene intacta: Nadie verá la serie japonesa en esa región del país.

 

Aunque desde hace tiempo tantos los fanáticos de la serie como personas hasta del ámbito político han solicitado que la serie se pueda volver a emitir, hasta ahora no han logrado su objetivo.

 

El director general de la entidad pública televisiva, Alfred Costa, defendió la decisión y aseguró que es muy poco probable que se vuelva a ver ya que afecta también el código de valores de contenidos infantiles y tiene un precio alto por los derechos de emisión.

 

Una de las razones que llevaron a la cancelación de la serie fue la manera en la que se representa a Bulma, una joven que es, acosada en la serie. Así como el personaje de Chi-chi, que pasa de ser una gran luchadora a convertirse en una cocinera o el caso de Lan-Fan, que se quita la ropa para dejar inmóviles a sus enemigos; características que van en contra de la imagen de una mujer.

 

La situación ha llevado a los fanáticos a protestar de nuevo en redes sociales, crear grupos de apoyo a la serie y especialmente a Bulma, que para ellos es el ejemplo de un personaje inteligente, con un gran talento y manejo de la tecnología y esencial en la dinámica de Gokú, el protagonista de la serie.

 

El tema trascendió a otros países donde seguidores incondicionales de Dragon Ball han puesto sobre la mesa una discusión acerca de la polémica, defendiendo el sentido de entretenimiento y los valores de fuerza, responsabilidad y justicia que, para ellos, promueve la serie.    

Fuente: EL TIEMPO


publicidad publicidad