Un fuerte incendio se presentó en la clínica cardiológica de Blagovéshchensk, en Rusia, que obligó a evacuar a 128 personas. Sin embargo, unos cirujanos que estaban en plena intervención quirúrgica decidieron quedarse hasta terminar la operación.

Para poder seguir operando, los cirujanos instalaron un cable eléctrico desde el exterior y ventiladores para evacuar el humo.

Explicó el departamento regional de situaciones de emergencia que, "Cuando entraba humo, instalamos ventiladores eléctricos especiales para bomberos para evacuar el humo del primer piso y del quirófano".

“El control del fuego se complicó por el hecho de que, en el quirófano, se estaba realizando una cirugía a corazón abierto a un paciente. Hemos tomado todas las medidas para brindar todo lo necesario en la sala de reanimación”, agregó Rybalko.

Terminada la cirugía, el equipo médico evacuó el local en llamas y el paciente fue trasladado a otro hospital de la ciudad.

Los médicos que continuaron la operación y los bomberos que lograron controlar el incendio sin víctimas y evacuar a 60 pacientes, serán premiados por las autoridades en agradecimiento por la valiente labor que realizaron.

publicidad publicidad