omo una forma de sacarle provecho a los beneficios laborales, el empleado de un banco se casó en cuatro oportunidades, divorciándose en tres de ellas, todo esto en 37 días.

El polémico caso sucedió en Taiwan, y según informaron medios internacionales, el hombre se casó por primera vez el 6 de abril de 2020, y solicitó los ocho días de licencia matrimonial al banco donde trabajaba.

Sin embargo, la sorpresa la dio cuando, el último día de licencia, solicitó el divorcio y volvió a casarse al día siguiente.

Así repitió el proceso, llegando a casarse cuatro veces y divorciándose tres, todo esto en un lapso de solo 37 días. Durante ese tiempo, el empleado solicitó cuatro licencias matrimoniales por un total de 32 días de licencia remunerada.

Al descubrir la trama del empleado, la entidad bancaria solo aprobó los primeros 8 días de licencia matrimonial, lo que desató el inconformismo del empleado.

Por eso, interpuso una demanda ante las oficinas del gobierno taiwanés y le dieron la razón: “la Oficina del Trabajo pensó que el banco violó la Ley del Trabajo y lo multó con 20.000 yuanes en octubre del año pasado”, informó el medio Newtalk.

publicidad publicidad