El pasado 31 de marzo una mujer identificada como Ashley Marks fue detenida tras cobrar dos seguros de vida por la suma de 100 mil dólares que recibió tras la muerte de su hijo de 6 años.

Autoridades de Estados Unidos la capturaron bajo la sospecha de que el deceso de Jason Sánchez-Marks se produjo por una sobredosis que ella le provocó en junio de 2020.

La autopsia, según el medio CBS, arrojó que el cuerpo del niño presentaba muestras de cocaína, metanfetamina y antihistamínicos, presuntamente suministrados por la progenitora.

Ashley Marks, de 25 años, quedó imputada como responsable de asesinato y bajo la autoridad de Texas, donde ocurrieron los hechos. Podría ser sentenciada a pena de muerte.

Publicidad