Otros detenidos se unieron para torturar al joven de 18 años, que está imputado por tentativa de homicidio.

Un joven de 18 años fue quemado con agua hirviendo y sometido a otras torturas en una comisaría.

El acusado intentó quitarse la vida y otros presos se unieron para quemarlo con el líquido, pero además le impidieron ir al baño y hasta trataron de golpearlo.

Según las autoridades, los once presos que protagonizaron el caso de tortura quisieron hacer justicia por mano propia al conocer que el joven trató de asesinar a la hija de su pareja, una niña de 2 años.

La pequeña tuvo que ser hospitalizada y operada como consecuencia de la golpiza que el sujeto le propinó.

El detenido está imputado por tentativa de homicidio en Santa Fe, ciudad de Argentina.

Al momento se desconoce si las autoridades tomarán decisiones judiciales sobre los presos que protagonizaron el caso de lesiones personales y tortura.

Publicidad