La joven madre, identificada como Tamara, no aguantó más la desobediencia de su hijo frente a las tareas y lo llevó a las malas a la estación de Policía.

Allí los uniformados le inculcaron al menor de edad la importancia de obedecer a su progenitora y, además, de cumplir con sus deberes escolares.

Las imágenes difundidas en las redes sociales muestran al pequeño sentado al lado de tres uniformados que le explican cómo debe hacer las tareas.

En otra postal está la joven madre exponiéndole a la Policía que su hijo no quería mostrarle los cuadernos de las tareas.

Para fortuna de la mujer, su hijo salió de la estación de Policía no sólo con las tareas hechas, sino también con el compromiso de obedecerle.

Al finalizar con las tareas, los policías hicieron una colecta para darle a la mujer y a su hijo algunos regalos para llevar a su casa.

El insólito caso, que es viral en las redes sociales, sucedió en la provincia de Chaco, Argentina.

Publicidad