El alcalde del municipio de Pensilvania, Caldas Jorge Orlando García, rechazó el que un integrante de la policía de la localidad estuviera luciendo en su casco un calcomanía ofensiva y en la se observaba dos agentes agrediendo a una persona.

Afirmó que por estos hechos al uniformado involucrado se le inició una investigación disciplinaria y se solicitó a la institución el traslado inmediato hacia otro municipio.

Agregó que, después de conocerse la situación, tuvo una conversación con los comandantes del distrito y del municipio, quienes le ordenaron al agente deshacerse del adhesivo.

Por último, dio a conocer el señor García, que después de un diálogo con los altos oficiales, la persona indagada, les manifestó que el sticker la portaba desde hacía un buen tiempo y que no fue ahora por las distintas movilizaciones.

Publicidad