“Mamá está durmiendo y no la puedo despertar”, fue lo que un niño de 3 años le dijo a su papá al contestar el teléfono de la casa. El pequeño no se había dado cuenta de que ella había muerto.

El viudo habló comentó lo que le sucedió a su familia, dijo “fue horrible no se lo deseo a nadie y no entiendo por qué nos pasó a nosotros”.

Según el hombre, su esposa se había levantado con un zumbido en el oído y dijo que pediría una cita para que la revisaran.

Más tarde, Mariana debía recoger a su hija mayor en la casa de los abuelos, pero nunca llegó. La familia empezó a llamarla sin obtener respuesta y se contactó entonces con su esposo Gabriel.

El hombre siguió insistiendo con el teléfono hasta que le contestó su niño de 3 años y le dijo que su mamá estaba durmiendo. “Ahí pensé en lo peor y salí rápido”, relató.

“Mi bebé estaba violeta y mi mujer fría”, dijo Gabriel sobre la escena que descubrió en su hogar.

Según la autopsia, la madre de 30 años tuvo una muerte súbita y la menor bronco aspiró mientras era amamantada.

Sobre el pequeño de 3 años que contestó el teléfono, su papá dijo que “es un solecito hermoso. Cómo atendió el teléfono y me alertó de lo que había pasado... Es chiquito y trato de que pase esto lo mejor que pueda, pero se da cuenta. Ve a sus familiares llorando y que la mamá y su hermanita no están”.

Publicidad