La atípica ceremonia de grado del estudiante, asesinado en una marcha pacífica, lo dirigió el rector de la Universidad Tecnológica de Pereira, junto con familiares de Villa.

El evento fue un homenaje que le rindieron a Lucas Villa este jueves en la mañana, y su cuerpo fue ingresado a cámara ardiente en la Universidad Tecnológica para darle el último adiós a uno de los estudiantes que se convirtió en símbolo de las manifestaciones pacíficas, y que fue atacado a tiros en la noche del 5 de mayo en el viaducto de Pereira.

El padre de Lucas, Mauricio Villa, dedicó unas sentidas palabras para despedir a su hijo, y el rector, Luis Fernando Gaviria, le hizo entrega del diploma de grado que lo acredita como profesional en Ciencias del Deporte.

Uno de los profesores de Villa, Mauricio Gallo, pronunció un breve discurso para recordar quién era el estudiante y por qué lo conocían por su alegría en la universidad.

“Lucas era un hombre muy común. Era una persona muy tranquila, relajada. Su principal característica era la alegría y la coherencia”, manifestó el docente.

A su turno, el profesor Gustavo Moreno, de Ciencias del Deporte y la Recreación, dijo que Villa “deja un legado” porque “de su mochila siempre sacó lo mejor para compartir y coexistir en comunidad. Dejas una huella”.

La decana de la facultad, Patricia Granada, perpetuó la frase con la que siempre se identificó el estudiante: “Nos recordamos en los corazones”.

“Es desde el corazón como podemos transformar en paz, en amor, en reconciliación todo aquello que nos divide los unos a los otros”, reflexionó Granada.

Publicidad