En Neiva murió don Marcos Fidel Claros Rojas, oriundo del municipio de Oporapa, cuando sus familiares llegaron a reclamar el cadáver se encontraron con la sorpresa que ya lo habían sepultado en Velu Natagaima en el Tolima.

El cadáver fue entregado por error a una familia tolimense, quienes le  hicieron el duelo  y le dieron cristiana sepultura.

El caso se presentó en la Clínica Belo Horizonte de la ciudad de Neiva, donde fallecieron dos hombres adultos por Covid 19, y cometieron el error que entregaron el cuerpo equivocado.

Los hijos de don Marcos Claros y su familia ahora batallan para que les permita desenterrar el cadáver de su padre y darle su cristiana sepultura en Oporapa Huila, porque le argumentan que por ser caso covid19 deben esperar cuatro años para poder exhumar o sacar de la sepultura el cadáver.

Este viernes la familia de  don Marcos,  viajará  a Neiva a reclamar a la clínica y al Tolima a gestionar que las autoridades les permitan desenterrar el mencionado cadáver para trasladarlo a Oporapa.

publicidad publicidad