En una nota que dejó escrita aclaró quiénes podían asistir a su funeral y explicó por qué no quería que nadie más estuviera presente.

Antes de fallecer, María Paz Fuentes Fernández dejó su última voluntad por escrito y su esquela se convirtió en una de las historias más virales en redes sociales.

Dejando claro que no tenía una buena relación con algunos familiares, la mujer dispuso: “ya que hace mucho que mi familia no es de sangre impongo mi última voluntad para que solo se deje asistir a mi funeral, en el tanatoria, iglesia y cementerio, a las personas que menciono a continuación”.

Algunos con apellidos, otros solo por el nombre, María Paz nombró a 15 personas para que la despidieran en su último momento.

Además, en medio de lo que muchos en redes sociales calificaron como una acción rencorosa, finalizó con un mensaje para aquellos que no se preocuparon por ella en vida, diciendo que espera que “sigan tan lejos como estuvieron”.

María Paz Fuentes falleció el pasado 2 de junio en Lugo, España.

Publicidad