El Consejo Regional Indígena del Cauca, Cric, confirmó la muerte de Beatriz Helena Cano Uribe de 35 años, la comunicadora que resultó gravemente herida en el ataque violento atribuido a disidencias de las Farc en Santander de Quilichao, el pasado viernes 4 de junio.

Beatriz Helena, era integrante del Tejido de Comunicaciones de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca, Acín. Es de recordar que, en este hecho otras cuatro personas murieron, dos indígenas y dos integrantes de la Policía Nacional. En el ataque, su pequeña hija de 5 años también resultó herida y fue llevada a la capital del Valle.

La ciudadana, habitante del sector de Gualanday, fue trasladada a la Fundación Valle de Lili de la ciudad de Cali, donde fue diagnosticada con muerte cerebral. Sus familiares tomaron la difícil decisión de desconectarla, de acuerdo al Consejo Regional Indígena del Cauca Cric.

En conjunto, el Gobierno Nacional, Departamental y Municipal ofrecieron una recompensa de 130 millones de pesos por información que permita dar con el paradero de los autores de este hecho.

Publicidad