Durante la ceremonia de graduación, a uno de los estudiantes se le prohibió la entrada al recinto porque sus zapatos “violaban el código de vestuario”. Así se lo expresó Daverius Peters, el joven afectado.

Algunos internautas han expresado su inconformismo frente al hecho, publicando fotos de los zapatos que el joven usó originalmente y señalando que “no había nada malo con ellos”.

La institución exige a los graduandos que utilicen traje oscuro, camisa elegante blanca y zapatos formales. Peters, aunque siguió las recomendaciones, portaba unos zapatos negros de suela blanca, por lo que no fue admitido.

“Me sentí humillado. Yo solo quería caminar por el escenario y recibir mi diploma”, declaró el joven.

John Butler estaba allí como padre y no como maestro, ya que su hija también se graduaba. Según contó en una publicación de Facebook, tan pronto su estudiante acudió a él en busca de ayuda: “Con total incredulidad fui a confirmar”. Para su sorpresa, era cierto.

Por ello decidió darle su calzado al joven, justo antes de que las puertas se cerraran, y optó por quedarse en medias. "No se impide que un niño reciba su diploma de secundaria, que es el acontecimiento más importante de su vida hasta ese momento, por algo tan insignificante como unos zapatos, y eso es exactamente lo que iba a pasar”.

Pero no todo es amargo, pues el episodio también dejó una anécdota divertida, que todos los presentes recordarán.

El profesor Butler mencionó en su publicación que sus zapatos “eran 2 tallas más grandes que los de él, así que cuando lo llamaron, tuvo que deslizar los pies como Sleestak (un personaje alienígena) por el escenario para recibir su diploma”.

Daverius Peters se graduó y el docente John Butler hizo lo que sintió que debía hacer, sin embargo, la situación dejó otra incógnita en el aire: ¿debe la escuela ajustar su código de vestuario?

Al respecto, el encargado de la comunicación de Hahnville Stevie Crovetto respondió que: “Al igual que con cualquier política que tengamos, siempre que se nos presente una oportunidad para revisar y hacer mejoras, lo haremos”.

Este acto de bondad por parte del maestro de la secundaria Hahnville, ubicada en el estado de Luisiana, en Estados Unidos, se está llevando los aplausos de miles de personas en redes sociales.

Publicidad