Una insólita emergencia se registró en la ciudad de Graz, Austria, cuando un adulto mayor reportó haber sido mordido por una serpiente mientras estaba sentado en el inodoro de su casa.

 

El hombre, de 65 años, contó a la Policía que mientras que hacía uso del retrete sintió un dolor agudo en la entrepierna, inmediatamente se levantó para saber qué había pasado y descubrió que en el interior de excusado había una serpiente atorada, la cual le había propinado un mordisco en los genitales.

 

Por fortuna, el reptil no era venenoso y la herida sufrida no fue de gravedad, aunque el sujeto fue trasladado a un centro médico para descartar que pudiera haber adquirido alguna infección.

 

Finalmente, al lugar tuvo que acudir un experto en reptiles para sacar al animal del inodoro, tarea que no resultó fácil pues se tenía todos sus músculos tensionados y se encontraba atascada en la tubería.

 

El animal involucrado en el hecho fue identificado como una pitón reticulada albina, la cual pertenece a un vecino de la víctima. El joven de 24 años también posee otras diez serpientes y un lagarto, los cuales mantiene como sus mascotas.

 

El dueño de la serpiente manifestó que desconoce cómo se habría podido escapar la serpiente, sin embargo, fue acusado por el delito de lesiones por negligencia y es probable que las autoridades le retiren la propiedad del animal.

 

Fuente: EL TIEMPO


Publicidad