¿Qué está pasando en Zacatecas? De acuerdo con la prensa del país, una región fronteriza con los estados de Jalisco y Nayarit es hoy una zona en disputa por “grupos antagónicos” del narcotráfico. Investigaciones señalan que el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), uno de los más poderosos del país, que se pelea por rutas para el trasiego de drogas con otras bandas.

 

Esos enfrentamientos han escalado en violencia y salvajismo. Hace una semana, un enfrentamiento dejó 18 muertos, según las autoridades regionales.

 

“Fueron 18 muertos, y el enfrentamiento ocurrió en la comunidad de San Juan Capistrano, del municipio de Valparaíso”, señaló a la AFP Rocío Aguilar, portavoz de la secretaría de Seguridad Pública de Zacatecas (norte).

 

Policías colgados

En el lugar de los hechos, agentes de las fuerzas de seguridad encontraron tres vehículos, de los cuales uno estaba calcinado, y “una cantidad importante de casquillos percutidos de diferentes calibres”, agregó el GCL.

 

Medios locales reportan balaceras en Zacatecas desde el pasado miércoles, cuando fueron encontrados los cadáveres de dos policías colgados de un puente de la capital, del mismo nombre. Los agentes habían sido reportados como desaparecidos en el vecino estado de San Luis Potosí.

 

El mismo día en que fueron hallados los policías, hombres armados irrumpieron en una vivienda del municipio de Fresnillo (Zacatecas) y dieron muerte a cuatro mujeres y tres hombres.

 

Hombres crucificados

Este miércoles la escena fue aún más estremecedora: las autoridades encontraron nueve cadáveres cerca de las vías del tren a la altura de la calzada de la Virgen en el municipio de Zacatecas. Según reportes de prensa, las víctimas estaban envueltos en cobijas, en bolsas plástica y con un mensaje de un grupo delincuencial escrito en una cartulina.

 

Las autoridades encontraron después tres cuerpos que presentaban impactos de proyectiles de arma de fuego y dos de ellos estaban crucificados.

 

México es sacudido por una ola de violencia ligada al contrabando de drogas que deja más de 300.000 asesinatos desde diciembre de 2006, cuando el gobierno federal lanzó un polémico operativo para combatir al crimen organizado, según cifras oficiales.

 

Tras reconocer que existen problemas de seguridad en esa región, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, aseguró este viernes que su administración avanza en el combate a la criminalidad.

 

“El Estado tiene la obligación de garantizar la paz y la tranquilidad, la seguridad de todos los ciudadanos (...) Estamos haciendo un esfuerzo en Michoacán, en Guanajuato, en Zacatecas”, dijo López Obrador en su conferencia habitual conferencia matutina.

 

El mandatario respondió así a una publicación del diario Milenio, según la cual en el estado de Michoacán (oeste) opera desde hace ocho meses una milicia de civiles armados que se autodenomina “Pueblos Unidos” y asegura estar conformada por 3.000 agricultores de aguacate y zarzamora.

 

López Obrador rechazó la conformación de ese tipo de autodefensas.

 

“No soy partidario de que la gente se arme y forme grupos para enfrentar a la delincuencia porque eso no da resultados, y a veces en estos grupos se infiltran maleantes”, sostuvo.

Fuente: EL ESPECTADOR

Publicidad