Un joven de 14 años denunció a su papá bajo la acusación de trabajo infantil ilegal, pues no soportó que este lo obligara a hacer tareas del hogar como castigo por su bajo desempeño escolar. Escapó de la casa y al rato llegó la Policía.

 

La insólita situación ocurrió en China , cuando el padre de familia decidió que su hijo debía recibir un escarmiento por su comportamiento, especialmente en el tema académico. Como lo obligó a ayudar con las tareas domésticas, decidió quejarse directamente con las autoridades.

 

Cuando uniformados llegaron a la vivienda, el señor quedó sorprendió, pues no podía creer que el adolescente denunció a su papá por “trabajo infantil ilegal”. Al hombre no le quedó más remedio que explicar el malentendido y finalmente los policías entendieron al adulto.

 

La ley entendió que no había argumentos en el caso del joven que denunció a su papá, pues las labores domésticas no se consideran maltrato o trabajo infantil en China y muchos otros países.

 

La recomendación de la Policía fue que se centrara en disciplinar a su hijo, pues la denuncia por trabajo infantil era grave pese a que carecía de fundamento.

 

El joven que denunció a su papá quedó más furioso al ver que no le dieron la razón y que los policías apoyaron que le administraran mejor el tiempo en el celular. Su respuesta fue "¿De verdad crees que solo tengo un móvil? Qué ingenuo", detallaron medios locales.

Fuente: Blu Radio 

publicidad publicidad