Huang es un pequeño de solo 7 años que murió luego de que su entrenador lo golpeara en varias oportunidades mientras le enseñaba judo en Taiwán , según informó el diario Apple Daily .

De acuerdo con el medio, el suceso ocurrió en la ciudad de Taichung, mientras el niño recibía sus clases de Judo, pues en medio de los entrenamientos su propio tutor lo arrojó 27 veces al suelo y aunque este le rogó al hombre que no continuara debido a que le dolía la cabeza, el sujeto siguió hasta que lo dejó inconsciente.

Incluso, a pesar de que el menor comenzó a vomitar y a presentar diferentes síntomas, al sujeto no le importó.

"El entrenador no se detuvo hasta que Huang colapsó inconsciente en el suelo", dijo en ente investigador.

Posteriormente, fue llevado de urgencia a un hospital donde le detectaron hemorragias cerebrales, problemas respiratorios e insuficiencia orgánica múltiple, que luego lo dejaron en coma.

Pasados dos meses el niño falleció debido a la gravedad de los golpes, pues su cuerpo dejo de reaccionar, por lo que sus papas tomaron la difícil decisión de desconectarlo.

Tras el fatal suceso, la fiscalía del país asiático acusó al entrenador por violencia, pues el hombre no solo le provocó graves lesiones al niño, sino que utilizó al resto de los pequeños de la clase para que lo usaran para mejorar en el deporte.

 

"El entrenador instruyó a otros niños a practicar con Huang, incluso cuando el niño no estaba familiarizado con los movimientos básicos de judo y comenzó a usar varias técnicas de lanzamiento sobre el niño", dijo la entidad.

Tras el aberrante hecho, el alcalde de la ciudad donde falleció el niño, Lu Shiow-yenmle, pidió que se hiciera justicia para que los padres puedan tener consuelo.

"Ojalá puedas descansar en paz en otro mundo y el sistema de justicia finalmente pueda traer consuelo a tu familia", manifestó
Publicidad