Los esposos Cenit Emilse Páez y Cristian Mauricio Serrano Lozada, serán condenados por su responsabilidad en la muerte de su hijo Juan Sebastián Páez Hernández, ocurrida en el asentamiento La Primavera en el sur de Neiva, en la mañana del 8 de septiembre de 2018.

El sentido del fallo fue anunciado por el Juez Primero Penal Especializado de Neiva con Funciones de Conocimiento, luego de estudiar las pruebas testimoniales, técnicas y documentales presentadas por la Fiscalía Primera Seccional de la Unidad de Vida.

 

El togado señaló que la prueba técnica fue contundente, la forma como murió el niño, el médico fue contundente al manifestar que las lesiones le produjeron el deceso, “no se puede justificar que el niño se cayó o fue atropellado por una moto que ni se demostró ni se probó”.

 

Los esposos serán condenados como reos ausentes, tras recobrar la libertad y huir de la justicia, luego de que el juez de garantías revocara la medida de aseguramiento carcelario, al señalar que “ya el niño está muerto, ellos ya no eran un peligro”.

 

El juez de conocimiento manifestó que Cenit Emilse será condenada por el delito de tortura, mientras que Cristian Mauricio, pagará una pena de prisión por los delitos de homicidio y tortura. Ambos fueron absueltos del delito de violencia intrafamiliar.

 

El operador judicial ordenó la captura de la pareja para que cumpla la pena.

 

Fracturas y estallido del corazón

 

En la necropsia al cuerpo del menor, los médicos legistas establecieron que presentaba fractura en costillas, perforación de un pulmón y estallido del corazón. “El menor aparece lesionado de una manera no muy clara en su lugar de habitación, con trauma en el lado derecho del cuerpo y que daña un pulmón y parte del corazón”, dijo en desarrollo del juicio, Alberto Tejada, médico especialista en Medicina Forense del Instituto de Medicina Legal.

 

La familia de Cenit Emilse Páez, ha manifestado que ellos no tienen nada que ver en la muerte del menor. “Los golpes que dicen que presentaba el cuerpo, son producto de las caídas que ha tenido desde los dos años. Ellos no le hicieron daño al niño”.

 

Sin embargo, la hipótesis de los peritos de Medicina Legal señala que la muerte del niño fue violenta. “En el informe pericial se describe que lo más probable sea un homicidio…las lesiones fueron causadas con objeto contundente”, manifestó el médico especialista Tejada.

 

El cuerpo del menor presentaba cerca de 14 lesiones. “Se trata de una muerte violenta dado que tiene varios traumas en la cabeza, en el tórax, parte del abdomen y en los miembros”, manifestó el profesional de la medicina.

 

Agregó que el infante presentaba trauma en la parte posterior de la cabeza, un golpe en el costado derecho del tórax que le generó una fractura costal, un golpe en el costado del pulmón derecho y al corazón, “todo eso oriente como lo plantea la necropsia que lo más probable sea un homicidio”.

 

Precisó que el menor “muere por insuficiencia respiratoria a trauma cerrado de tórax abdominal y politraumatismos consistente por maltrato infantil…”.

 

El perfilador criminal Ruiz Hernández, señaló que en el contexto y en la forma que están presentadas y manifestadas las lesiones en el cuerpo “el menor fue sometido en un proceso sistemático, sostenido, en diferentes momentos, con diferentes grados de energía y en diferentes segmentos corporales…”.

 

Tras las múltiples lesiones que fueron halladas en el cuerpo del menor, el funcionario de la Fiscalía, señaló “ni que fuese venido a este mundo para darse contra él ni que el mundo hubiese salido solo para darse contra lo que aparezca”.

Fuente: La Nación


publicidad publicidad