Nevermind de Nirvana, cuya portada es una de las más icónicas de su carrera, volvió a ser tema de controversia debido a que el protagonista de la misma quiere llevar a juicio a la banda alegando explotación sexual.

La clásica portada muestra a un bebé desnudo en una piscina, mientras intenta tomar un billete de un dólar que asemeja un señuelo de pescar.

Spence Elden, el demandante, es ahora un joven de 30 años y de acuerdo con él sus padres nunca firmaron un documento que autorizara el uso de su imagen para la portada de Nevermind.

Asimismo, en el documento legal que presentó en California, afirma que su imagen desnuda es pornografía infantil:

“Las imágenes expusieron la parte íntima del cuerpo de Spencer y mostraron lascivamente los genitales de Spencer desde que era un bebé hasta la actualidad”, recalcó Spence en dicho documento.

A pesar de que la ley de Estados Unidos no contempla las fotos no sexualizadas de bebés como pornografía infantil, el abogado del demandante, Robert Y. Lewis, argumenta que “la inclusión del billete de un dólar hace que el menor parezca un trabajador sexual”.

El caso en contra de Nirvana también sostiene que éstos habían prometido cubrir los genitales de Spence con una calcomanía, acuerdo que no se respetó.

Daños y perjurios de al menos 150 mil dólares de cada uno de los 15 acusados es lo que está pidiendo el joven.

Su argumento es que “ha sufrido y seguirá sufriendo daños de por vida” debido a esta portada, además de “angustia emocional extrema y permanente”.

Hasta el momento, ni sus sellos discográficos ni la misma Nirvana ha respondido a la demanda.

publicidad publicidad