Foto: referencia
 

La Policía de Mar del Plata, Argentina, recibió una llamada de una niña de 11 años en la que expresaba que su papá estaba a punto de matar a su mamá. El angustiante llamado de la menor alertó a los uniformados, que acudieron a la residencia y evitaron que el incidente terminara en tragedia.

Se conoció que el episodio de violencia intrafamiliar comenzó cuando la mujer, de 34 años, arribó a su casa tarde en la noche. Pese a que están separados, pero conviven bajo el mismo techo, su expareja la increpó y le preguntó dónde y con quién había estado.

La discusión se acaloró rápidamente. El sujeto comenzó a amenazar y a golpear a la mujer, que tomó un cuchillo de la cocina para defenderse.

El hombre intentó quitarle el arma punzocortante y esa situación que generó que los dos terminaran con heridas de consideración.

En ese momento, la niña de 11 años decidió entrar para separarlos y terminó golpeada.

Posteriormente, decidió tomar el teléfono y llamar a las autoridades: “Mi papá quiere matar a mi mamá”.

Las palabras de la niña de 11 años y su angustia alertaron a las autoridades, que arribaron de inmediato al domicilio y evitaron así una tragedia.

Luego del hecho, la niña quedó bajo la responsabilidad del Área de Niñez y la su progenitora fue trasladada a una comisaría de la mujer para interponer la denuncia contra el hombre, a quien le impusieron una restricción de acercamiento hacia las dos.

publicidad publicidad