Cédric Fofana, clavadista de Canadá, viajó a las justas de Tokio con la esperanza de ganar una medalla. Tras su ejecución en el trampolín, los jueces le dieron una calificación de cero, lo que alejó sus aspiraciones. Su presentación fue calificada por expertos como el peor clavado en la historia de los Juegos Olímpicos.

En las imágenes de la transmisión se puede ver al joven de 17 años preparándose para saltar, pero su ejecución no fue buena, entró de manera aparatosa al agua y los calificadores lo castigaron de manera contundente.

Tras ver la ejecución, su entrenador se llevó las manos a la cabeza.

“Es una pena lo que acaba de pasar con el clavadista. Se le va la fuerza al momento de despegar del trampolín. Eso le da ceros en su calificación”, manifestó el comentarista.

El salto de Cédric Fofana fue catalogado por algunos como el peor clavado en la historia de los Juegos Olímpicos.

El deportista, de tan solo 17 años, selló de esa manera su debut en unas justas olímpicas.





 

publicidad publicidad