La Policía confirmó la detención de cinco personas que integraban la banda delincuencial ‘San Francisco’, que operaba en Tuluá, Valle del Cauca. 

Los sujetos están señalados de participar en varios homicidios que se registraron en el municipio, ente ellos el del joven Santiago Ochoa, quien fue decapitado y su cabeza abandonada al interior de una bolsa en plena vía pública.

Para los momentos en los que se registró el crimen, se estaban dando manifestaciones en diferentes partes del país y en un primer momento se pensó que había relación.

Sin embargo, el alcalde de Tuluá, Jhon Jairo Gómez Aguirre desmintió esa versión.

“El crimen del joven fue cometido cobardemente por un grupo delincuencial que opera en el sector del barrio San Francisco y que fue desmantelado por la Policía”, dijo.

El joven nunca había pertenecido a la denominada ‘Primera Línea’, ni había participado en las protestas.

Así las cosas, los capturados deberán responder por homicidio agravado y porte de armas.

Cabe recordar que, al término de un consejo de seguridad en el Valle, se anunció que Tuluá llegará más pie de fuerza con el fin de brindar más seguridad a la población.

publicidad publicidad