Lo que se sabe hasta el momento es que durante el domingo 5 de septiembre una pareja abordó el bus del Servicio Integrado de Transporte Público (SITP) en la localidad de Teusaquillo, minutos después y en vista de que en el vehículo no había más pasajeros, el hombre se acercó al conductor para consultarle si podía utilizar las sillas traseras para tener relaciones sexuales con la mujer.

 

El conductor, atónito por la petición del pasajero grabó el hecho en el que se denuncia lo ocurrido, ante esto, TransMilenio S.A. (TM) rechazó de manera contundente lo ocurrido y destacó que casos como estos deben ser denunciados ante las autoridades, pues son contrarios a la sana convivencia y se pueden catalogar como delitos por el Código Penal y el Código Nacional de Seguridad y Convivencia.

 

TM explicó que el artículo 33 del Código Nacional de Seguridad y Convivencia establece que este tipo de actos en vía o sistemas públicos se catalogan como “comportamientos que afectan la tranquilidad y relación respetuosa de las personas”. También destaca que realizar actos sexuales o de exhibicionismo generan molestia a la comunidad y afectan la correcta convivencia de la comunidad.

 

Mientras que en el Código Penal se establece que conductas de este tipo se pueden catalogar como “injuria por vías de hecho”. Por estas razones, TM y las autoridades correspondientes están realizando las investigaciones para identificar al hombre y la mujer para imponer las sanciones a las que haya lugar. La empresa de servicio público también invita a la ciudadanía para denunciar este tipo de actos que afectan la integridad y salubridad del Sistema de Transporte y de quienes lo utilizan.

 

Para combatir el acoso sexual que puede ocurrir en el Sistema, se han asignado cerca de 880 policías cuya labor se enfoca en promover los buenos comportamientos y atenuar este tipo de prácticas.

Fuente: EL ESPECTADOR


publicidad publicidad