Las gemelas israelíes de un año que nacieron unidas por la cabeza fueron separadas después de una operación poco usual y complicada. La cirugía se llevó a cabo en el Centro Médico Soroka y tomó meses de preparación.

Tras una operación de 12 horas y un año siendo siamesas, las gemelas han podido mirarse finalmente a la cara. La cirugía tuvo lugar el pasado jueves.

En los últimos meses las sometieron a pruebas exhaustivas supervisadas por el hospital, principalmente cardíacas y respiratorias.

Uno de los neurocirujanos pediátricos de Soroka dijo que la operación como la de las siamesas unidas por la cabeza solo se ha realizado 20 veces en todo el mundo.

publicidad publicidad