Un verdadero tour de las drogas se vive en el norte de Bogotá. En sitios como la Zona T se realiza la venta de estupefacientes hasta en la cara de las autoridades. Se conoció incluso que un bar entrega factura por cocaína que vende a sus clientes.

 

En la Zona T es común encontrar a los vendedores de droga que, muy descarados, hasta recomiendan establecimientos donde “no joden para nada, se pueden meter el pacecito (pase, dosis de droga) en la mesa”.

 

Tal como lo ofrece el expendedor de droga, un sitio permite la venta y el consumo sobre la mesa, a la vista de cualquiera. Pero el colmo es al momento de cobrar, cuando entregan factura por cocaína con el IVA incluido.

 

El concejal Oscar Ramírez denunció que este tipo de actividades se realizan de forma sistemática, no solo en el norte de Bogotá, sino en varias zonas de la capital, y generalmente son poderosas bandas de microtráfico las que manejan los hilos de ese negocio criminal.

Fuente: Noticias Caracol


publicidad publicidad