Recientemente se conoció un proyecto de ley que busca que estas sustancias  (biopolímeros) no puedan aplicarse en el país.

Sin embargo, en el país se gesta actualmente un movimiento apoyado por modelos y políticos que pretende poner en cintura a quienes apliquen este tipo de sustancias sintéticas no aptas para personas, las cuales son utilizadas para rellenar ciertas áreas del cuerpo y son inyectadas, principalmente, en los glúteos.

“Los biopolímeros son sustancias como silicona líquida o derivados de la parafina y aceites no aptos para las personas, que se utilizan con el objetivo de rejuvenecer o embellecer, transformando en muchas ocasiones la obsesión por la belleza en una auténtica pesadilla. Se trata de sustancias que están prohibidas en algunos países pero que en otros, especialmente en Latinoamérica, se han utilizado durante años como rellenos estéticos bajo nombres como vitamina C, rellenos musculares o biogel, los cuales se han convertido en un gran atractivo dentro del mercado por el bajo coste del tratamiento”, dice el portal web de la Clínica Galena de España.

Así entonces y través de un proyecto de ley, se quiere penalizar con cárcel a quienes utilicen biopolímeros en procedimientos de belleza y estéticos. Mientras que otro de los objetivos será el de responsabilizar a las entidades distritales y departamentales de salud sobre el cumplimiento de las condiciones a las entidades prestadoras de salud y que correspondan a dicha sustancia.

Norma Hurtado, representante a la Cámara por el partido de La U y quien radicó el proyecto hace menos de un mes, indicó en Semana que el documento incluye imponer, además de la cárcel, “extinción de dominio al inmueble o establecimiento de comercio donde se apliquen dichas sustancias y la venta del inmueble será destinada a indemnizar a las víctimas”.

Es clave mencionar que entre las otras reconocidas mujeres que han resultado afectadas por los implantes de biopolímeros en sus glúteos, los casos más conocidos son los de Jessica Cediel, Yina Calderón, Marcela Reyes, Andrea Cortés y Lina Tejeiro.

 

publicidad publicidad