En estos tiempos en que la preocupación por la violencia de género en Asia está en auge por el dominio talibán en Afganistán, un abominable caso en India, a más de 15 mil kilómetros de Colombia, viene a recordar que el suelo afgano no es el único donde las mujeres padecen los peores efectos de la misoginia.

 

En el estado de Uttar Pradesh, el más poblado del país, una menor, de 17 años, falleció en días pasados después de sufrir un ataque inexplicable de parte de sus abuelos y sus tíos.

 

El resumen es terrorífico: no más de 100 centímetros de tela pintada de azul fueron suficientes para que su familia la señalara, agrediera y, lamentablemente, la matara.

 

Para no ser descubiertos, los implicados lanzaron el cuerpo de la menor desde lo más alto de un puente. El cadáver se enredó con una barandilla y por eso los policías lograron dar con los acusados.

 

Una historia que ratifica que, tristemente, el hogar puede convertirse, en ocasiones, en el lugar menos seguro para muchas niñas en el mundo.

 

Todo por un jean

Los registros de la prensa local cuentan que la familia estaba reunida para oficiar una conmemoración religiosa.

 

Sin embargo, después de compartir varias horas de ayuno en conjunto, la vestimenta de la joven para una ceremonia nocturna desató la furia de sus adultos responsables.

 

Según indicó Shakuntala Devi, la madre de la joven fallecida, a la oficina de la ‘BBC’ en India, el abuelo y los tíos golpearon a su hija con palos porque no estaban de acuerdo con que ella utilizara jeans.

 

"Cuando sus abuelos objetaron su atuendo, Neha respondió que los jeans estaban hechos para usarse y que ella así los usaría", relató acongojada.

 

Ante la gravedad de lo ocurrido, Devi iba a llevar a su hija al hospital más cercano para que fuese atendida, pero el resto de la familia le impidió salir.

 

Abuelos y tío tomaron a la menor en un taxi y se dirigieron a inmediaciones del Río Gandaki, uno de los afluentes más grandes de la región.

 

Allí, según logró comprobar la policía local, los familiares lanzaron su cuerpo al agua, pero el cadáver se quedó atascado en una barandilla que permitió que quedara evidencia del delito.

 

Tal cual informó ‘The Hindu’, diez personas, incluidos abuelos y tíos, fueron detenidas y están siendo investigadas por el asesinato de la menor.

 

Una crisis que se agrava

A falta de datos concluyentes a nivel nacional, las estadísticas de Nueva Delhi, la capital de India, son el mejor reflejo del flagelo que viven las mujeres en el país.

 

Según el último reporte de la policía de Delhi, los crímenes contra las mujeres en esa ciudad aumentaron en un 63% durante los últimos seis meses a comparación del mismo periodo en 2020.

 

De acuerdo con el informe, los ataques de género pasaron de ser 735 a 1.022.

 

Además, las agresiones perpetradas por familiares llegaron a duplicarse pues ahora son 1,722 reportadas, cuando en 2020 fueron 824.

Fuente: EL TIEMPO


publicidad publicidad