Un trágico suceso se presentó en Sao Paulo, Brasil, cuando Shirin Saraeian, madre de dos hijos, perdió casi la totalidad de la vista después de someterse a una operación de abdominoplastia y lipoescultura. Esta mujer se vio afectada por una neuropatía óptica isquémica que le produjo una pérdida total del ojo izquierdo y una pérdida parcial de la visión del ojo derecho.

 

Los abogados de Shirin demandarán al cirujano Renato Tatagiba por lesiones personales muy graves y radicaron una solicitud para iniciar una investigación policial ante el Ministerio Público de Sao Paulo, según lo dicho por el medio local ‘Globo’.

 

La paciente empezó a perder la visión en el postoperatorio, argumentando que se sentía mal, con mareos y dolores de cabeza. Al consultar a Tatagiba por sus dolores, este no le contestaba ni le respondía los mensajes. Tres días después ya había perdido la visión total del ojo izquierdo.

 

“Estoy muy asustada doctor ¿qué debo hacer?”, escribió Shirin al doctor vía WhattsApp. Cuatro días después el daño era irreversible, por medio de una nota de voz intentó buscar ayuda al cirujano nuevamente, pero este no respondió.

 

“Yo no puedo ver nada. Yo tengo dos hijas, por favor ayúdame, por favor”, fueron las palabras de desespero de Shirin, que entre lágrimas intentaba buscar una respuesta a lo que estaba padeciendo.

 

Según versiones dadas por el medio local y en corroboración con peritos médicos sobre los datos de la operación, se concluye que hubo alteraciones graves sobre los signos vitales de esta mujer al momento de la cirugía.

 

La gran cantidad de sangre perdida en el procedimiento y en los días postoperatorios, le causaron una anemia aguda que desencadenó en la neuropatía óptica isquémica, esto produjo un fallo en el nervio óptico por falta de oxígeno y presión baja.

 

“Voy a demostrar que actué exactamente dentro de los parámetros normales, que la Sociedad Brasileña de Cirugía Plástica y el Consejo Federal de Medicina manifiestan", dijo el cirujano al tabloide 'Globo'.

 

Sin embargo, medios locales encontraron que el doctor Renato Tatagiba presenta más de 47 demandas por negligencia en cinco estados de Brasil.

 

Entre tanto, los peritos consultados por el medio brasileño indican que los cambios en los signos vitales presentados, debieron haber activado una alarma para tomar acciones sobre la salud de Shirin Saraeian.

 

“Si me hubiera puesto un poco más de atención, mi familia estaría feliz, yo estaría feliz (...) Cada vez que abro los ojos en la mañana me acuerdo que no puedo ver. Este médico me quitó la vida, no solo mi visión”, aseguró Shirin a ‘Globo’.

 

De igual forma, mencionó lo difícil que ha sido su vida después del suceso. “Es difícil para una madre cuando su hijo llora, 'mamá, quiero esto' y tú no puedes hacerlo”, agregó.

 

En Colombia también se han presentado casos de esta índole. A principios del año 2021, Katherine Vargas perdió parcialmente la visión y el habla después de realizarse cuatro procedimientos corporales.

Fuente: El TIEMPO


publicidad publicidad