Una mujer de la comunidad indígena Yukpa se lanzó junto a su bebé de ocho meses desde el tercer piso de la Clínica Pediátrica Laura Daniela en Valledupar.

El Cuerpo de Bomberos, que atendió la emergencia, señaló que tanto la mujer como el bebé resultaron ilesos tras la caída, porque una valla amortiguó un impacto directo contra el pavimento. “Nosotros recibimos un llamado de que había una persona que se lanzó de un tercer piso con un niño abrazado. Llegamos y con la ayuda de los médicos logramos estabilizar a la persona que estaba consciente, pero tenía ciertas lesiones” , manifestó el bombero Ray Restrepo.

Por su parte, el comandante operativo de Policía Cesar, teniente coronel Elkin Corredor, aseguró que la mujer se habría lanzado porque el bebé no había recibido el alta médica. “Al ver que no le daban salida al hijo, toma la decisión de lanzarse al vacío cayendo en la valla publicitaria de la clínica, lo cual evitó que cayera directamente al suelo. En estos momentos se encuentra fuera de peligro y le están haciendo unos exámenes al menor de edad”, precisó el uniformado.

Este hecho ocurre un mes después de que una mujer decidiera lanzarse, junto a su hijo de cinco años, de un puente en la ciudad de Ibagué, Tolima. Lastimosamente en esta ocasión, ambos fallecieron.

Según testigos, la mujer de 28 años viajaba con su hijo en un bus desde la ciudad vallecaucana de Palmira hacia Cajamarca, pero decidió bajarse en la variante donde está ubicado el puente desde el cual se lanzó. De acuerdo con el conductor de la empresa Velotax, María Alejandra Suárez se veía desorientada y triste.

El motivo del suicidio sería una difícil situación económica que atravesaba la mujer, quien llevaba varios meses sin conseguir trabajo, de acuerdo con testimonios iniciales citados por medios locales. A pesar de que provenían de Palmira, María Alejandra Suárez y su hijo llevaban cinco años viviendo en Ibagué.

Según RCN Radio, un vendedor de la zona donde está el puente relató que María Alejandra Suárez le contó que estaba esperando a su esposo, un camionero, quien luego le dijo por teléfono a la mujer que su vehículo se había varado y eso lo demoraría.

Durante esa conversación, el vendedor no percibió síntoma alguno de ansiedad o depresión y describió a la mujer como “muy afectuosa” con el niño. Además, María Alejandra Suárez se mostraba calmada a pesar de saber que su esposo iba a tardarse.

El vendedor dialogó con la mujer la noche antes del suicidio y una vez más a la mañana siguiente, cuando ella pidió algo de comer en el negocio y le dijo que el camión de su esposo todavía estaba varado.

El vendedor tuvo que irse y dejó a una compañera a cargo del negocio, quien luego lo llamó a contarle que la mujer se había lanzado y que ella vio al niño en el abismo convulsionando al lado del cuerpo de su mamá.

Un soldado presenció la escena cuando la mujer se lanzó del puente, soltó su arma de dotación y corrió para ayudar. Ante la impotencia por su vano intento, tuvo que recibir ayuda psicológica para reponerse de ese hecho.

“Ella hizo de dos a tres intentos y se lanzó. Cuando la vi en el aire corrí enseguida. El niño estaba cogido de la baranda y ella lo haló, por lo que cayeron tomados de la mano (…) Corrí hacia abajo y cuando llegué no había nada que hacer”, relató el soldado en un video publicado en la red social Facebook.

Fuente: semana.com

publicidad publicidad