En Brasil, un niño de 10 años perdió la vida después de quedar enterrado en un hoyo que él mismo cavó mientras jugaba en la playa.

La playa es, sin duda alguna, sinónimo de diversión para todas las personas, en especial para los pequeños. El mar y la arena son elementos que combinan perfectamente para pasar un mejor momento en vacaciones.

No obstante, en las últimas horas se conoció que en Brasil, un pequeño de 10 años perdió la vida al quedar atrapado en el mismo hoyo que había cavado en la playa.

Arhtur Correa Nunes fue el pequeño que, desafortunadamente, fue tragado por la arena.

Un hombre que estaba en el lugar intentó, de manera desesperada, sacar al pequeño del hoyo, pero no pudo hacer nada.

Según las informaciones de los medios locales, los paramédicos intentaron salvar a Arthur, pero por desagracia, fue declarado muerto.

Las autoridades del municipio donde vivía el niño en Brasil lamentaron profundamente su fallecimiento y mediante un comunicado expresaron el pésame a sus familiares y amigos.

publicidad publicidad