Se trata de Freddie Figgers, quien fue abandonado por su madre biológica cuando apenas tenías unas horas de nacido.

El pequeño Figgers fue encontrado en un contenedor de basura por un vecino del sector, después de escuchar su llanto inconsolable.

El pequeño paso algunos días en el hospital, hasta que lograron estabilizar su salud, después de eso fue trasladado a una casa hogar, donde una pareja le dio la hospitalidad.

Han pasado 32 años de este acontecimiento, donde una criatura inocente fue tristemente abandonada por una madre irresponsable.

Pero todo dio un giro inesperado, pues Freddie ya es millonario, después de tanto sacrificio, esfuerzo y dedicación, es dueño de una empresa que tiene un valor de 60 Millones de dólares.

“Los niños solían burlarse de mí; me llamaban bebé basura, me decían, nadie te quiere, eres sucio’.

Recuerdo ocasiones en las que me bajaba del micro escolar y otros niños me agarraban y me tiraban en tachos de basura y se reían de mí”.

Hoy es diferente, el poder y el dinero son parte de su vida y el pequeño que fue tirado en un contender de basura de EUA, ahora es un millonario codiciado.

publicidad publicidad