Con un cambio en su política migratoria, el gobierno de Boris Johnson aseguró que las visas de trabajo dirigidas al sector transportista y avícola tendrán una vigencia de tres meses. La administración también trabaja en la capacitación de 4.000 conductores para suplir la escasez de mano de obra.

 

En reiteradas ocasiones, el primer ministro Boris Johnson aseguró que Reino Unido no debía depender del trabajo de personas provenientes de otros países.

 

La industria transportista en Reino Unido ha dicho que le faltan hasta 100.000 camioneros para movilizar combustible y alimentos. La falta de personal se debe, en primer lugar, a una fuerza laboral que envejeció y, por otro, al éxodo de trabajadores extranjeros de Reino Unido tras el Brexit. Ante este panorama, el país optó por dar un giro a su política migratoria y ofrecer 10.500 visas temporales para trabajadores.

 

Los permisos de trabajo tendrán una vigencia de tres meses, entre octubre y diciembre de 2021, para suplir la necesidad de personal en áreas claves de la economía británica, como el transporte y la cría de aves de corral. Esto supone un giro en la política migratoria del gobierno de Boris Johnson, pues en reiteradas ocasiones el primer ministro aseguró que el país no debía depender de trabajadores extranjeros.

 

Otras medidas tomadas en cuenta por la administración incluyen la capacitación de 4.000 conductores y el envío de cerca de un millón de cartas para incentivar a las personas con licencia de conducción de camiones a retornar a su trabajo. “Este gobierno sigue haciendo todo lo posible para ayudar a las industrias del transporte y la alimentación a hacer frente a la escasez de conductores de vehículos pesados”, dijo Grant Shapps, secretario de Transporte, en un comunicado.

 

Por su parte, Ian Wright, director de la Federación de Alimentos y Bebidas, ve con buenos ojos la decisión de incluir a los conductores de vehículos pesados y a los trabajadores del sector avícola dentro del régimen de visados. “Esto es algo que los fabricantes de alimentos y bebidas del Reino Unido han pedido durante los últimos meses (...) para aliviar parte de la presión que la escasez de mano de obra ha ejercido sobre la cadena de suministro de alimentos. Esto es un comienzo, pero necesitamos que el gobierno siga colaborando con la industria y busque soluciones adicionales a largo plazo”, dijo el funcionario a CNN.

Fuente: El Espectador


publicidad publicidad