Un granjero grabó el momento en que una serpiente pitón digería una vaca que se había comido horas antes en Phitsanulok, al norte de Tailandia. El reptil que se encontraba a un costado de la vía y en pésimas condiciones,  no soportó tal cantidad de alimento por lo que explotó.

 

En el video se puede observar al granjero identificado como Nirun Leewattanakul anonadado por el sorprendente hecho, pues si bien esta serpiente puede engullir animales de gran tamaño, no es usual ver que el alimento las afecte, mucho menos que las haga estallar al no poder digerirlo.

 

La grabación fue publicada por el diario britanico ‘Daily Mirror’ lo que provocó que se viralizara el video alrededor del mundo en muy pocas horas. Según este medio, el granjero posteriormente tomó los cuerpos de los animales y los quemó para evitar malos olores y que otros animales se acercaran a la aldea.

 

Según versiones de algunos medios, el bovino era propiedad de Leewattanakul quien estaba buscando a la vaca en la aldea donde vive, pero no esperaba encontrarla en tan grotesca escena.

 

“La pitón debió tener hambre y vio a la vaca. Luego la estranguló hasta matarla antes de tragarse todo el cuerpo. Fue una escena muy aterradora”, se escucha al habitante tailandes en el video.

 


La pitón birmana que se ve en la grabación, probablemente tenía unos cuatro metros de largo ya que, solo serpientes de esta envergadura en adelante, serían capaces de comer un animal tan grande.

 

Según los expertos del portal animalista 'Naturalista', una serpiente adulta no es capaz de comerse a un ser humano, sin embargo, en YouTube circula un video de una comunidad en el continente asiático que descubre el cuerpo de una mujer de 54 años al interior de una pitón.

 

Estas serpientes no son venenosas por lo que su única herramienta para alimentarse es el estrangulamiento. Se pueden encontrar con frecuencia en el sureste asiático y pueden alcanzar una edad máxima de 20 años, un peso de 96 kilos y un tamaño de 6 metros aproximadamente, de acuerdo con lo dicho en el medio digital 'Animalista'.

 

Fuente: EL TIEMPO


publicidad publicidad