La Policía Nacional capturó en el municipio fronterizo de Ipiales, Nariño, a Wilma del Socorro Mejía Bravo, una de las personas más buscadas por la justicia ecuatoriana.

 

Las autoridades del país vecino la señalan como el cerebro de una defraudación al fisco estimada en más de 4 millones y medio de dólares destinados al programa gubernamental Acción Rural, para beneficiar a 47 mil familias priorizadas que dejaron de recibir los recursos a causa del desvío de esos fondos.

 

Por estos hechos, fue condenada a 17 años y 3 meses de prisión, y sobre ella pesaba una circular roja de Interpol para proceder a su captura con fines de extradición.

 

Según informaron las autoridades nacionales, Mejía Fue incluida en el cartel de los más buscados de Ecuador y fue interceptada por la Policía colombiana cuando ingresaba al país con el propósito de cruzar de extremo a extremo y evadir a la justicia.

 

"De acuerdo con las investigaciones de los peritos del Ecuador, tiene un incremento patrimonial del 216 % en los últimos años", informó el director de la Policía Nacional, general Jorge Luis Vargas.

 

El alto oficial resaltó que durante varios meses se le siguió el rastro a la capturada, y calificó su captura como un logro binacional.

Fuente: EL TIEMPO


publicidad publicidad