La Corte Suprema de Justicia condenó a siete años y nueve meses de prisión a Luis Alfredo Ramos, exgobernador de Antioquia, por vínculos con grupos paramilitares.

Ramos también deberá pagar una multa por 7.749 salarios mínimos legales vigentes y una inhabilidad para ejercer cargos públicos por el mismo tiempo de condena.

Esto se da luego de comprobarse que tuvo nexos con grupos paramilitares, de los que recibió apoyo económico y electoral para ser elegido senador y después gobernador entre 2001 y 2007.

Según la investigación tuvo vínculos con los grupos paramilitares el Bloque Metro y el denominado ‘cartel de la gasolina’ que consistió en el robo de hidrocarburos por parte de los paramilitares.

La Corte también comprobó que entre 2000 y 2001 Ramos recibió dinero de Miguel Arroyave, entonces comandante del Bloque Centauros de las Autodefensas.

Es de resaltar que, el proceso llevaba desde el 2013, fecha en la que ordenaron la captura de Ramos, quien hoy se encuentra en libertad.

publicidad publicidad