Joshua Cavallo, jugador profesional de fútbol en Australia, ha decidido declararse abiertamente homosexual estando en competencia activa, una acción que ha sido recibida con aplausos por varias figuras de ese deporte en el mundo.

En un video, Cavallo, de 21 años, relató que "quizá, anunciarlo pueda tener un impacto negativo en mi carrera. Como futbolista gay, conozco otros jugadores que lo viven en silencio. Quiero ayudar a cambiarlo".

En un video que publicó el propio equipo de Joshua, el Adelaide United de Australia, en el que se ve nervioso y a punto del llanto, Cavallo informa que "finalmente me siento cómodo para hablar de ello en mi vida. Estoy orgulloso de anunciar públicamente que soy gay. Ha sido un largo viaje hasta llegar a este punto en mi vida, pero no podría estar más feliz con mi decisión de hacerlo público".

Según el jugador, en el mundo del fútbol el homosexualismo es un tema tabú y motivo de segregación, algo que debe cambiar. "He estado peleando contra mi sexualidad durante más de seis años y ahora estoy orgulloso de poder descansar al respecto", dijo.

"Es asombroso comprobar que hay actualmente muchos futbolistas homosexuales que juegan profesionalmente y no 'salgan del clóset', no sólo en Australia, en todo el mundo. Afortunadamente espero que esto cambie en un futuro cercano. Espero que compartiendo lo que soy, pueda mostrar a otra gente que se identifica como LGTBQ+ que son bienvenidos en la comunidad del fútbol. Quiero ayudar a otros jugadores en mi situación y que sepan que no están solos", declaró Joshua Cavallo en su video.

Muchos jugadores profesionales le han expresado su apoyo a Joshua Cavallo por su declaración de reivindicación y orgullo hay. Entre ellos, Gerard Piqué del Barcelona fue uno de los primeros:

 

 

El tema del homosexualismo en el fútbol siempre ha sido un tema tabú. En 1990 se conoció del primer caso de un jugador de fútbol en salir del clóset: Justin Fashanu, de Inglaterra, quien jugando para el Nottingham Forest se declaró gay. Fue víctima de acosos, burlas y ataques por ello, y vivió una dura historia personal que terminó cuando decidió quitarse la vida.

En 2017 el árbitro inglés Ryan Atkins también decidió declarar su orientación sexual abiertamente, en otro caso de reivindicación y orgullo para la comunidad LGBTI: "Ser gay no tiene ninguna importancia cuando se trata de arbitrar un partido de fútbol", declaró Atkins en entrevistas ese año. "Pero si hablo de igualdad y de diversidad, voy a mencionar que soy gay porque es lo pertinente", añadió.

Recientemente la UEFA prohibió la presencia de la bandera multicolor de la comunidad LGBTI en el estadio Allianz Arena de Munich, en Alemania, un acto ampliamente criticado contra la organización del torneo. 

publicidad publicidad