Crearon una selección artificial para poder sobrevivir. Las consecuencias de este acto podrían generar otras afectaciones en la especie.

¿Qué tiene que ver una sangrienta guerra civil en un país africano con una extraña evolución de los elefantes? Aunque la pregunta parezca rara en un principio, la verdad es que hay una relación directa con lo ocurrido en Mozambique en los años de 1977 y 1992 y el hecho que los elefantes estén naciendo sin colmillos.

Durante la guerra, la población de elefantes fue exterminada en un 90 por ciento. Los dos bandos encontraron en el tráfico de colmillos de marfil la gasolina para financiar sus propósitos, comprar armamento y seguir con la lucha bélica que de extendió por 15 años.

Un reciente informe, publicado por la revista Science, concluyó que cada vez más hembras están naciendo sin la capacidad de desarrollar colmillos, un claro ejemplo de "selección artificial" para evitar ser víctimas de los cazadores furtivos.

La investigación habla de una "presión evolutiva" y una necesidad de sobrevivir que en pocos años lograron modificar una característica esencial para su estilo de vida desde hace miles de años.

¿Cómo se puede entender esto?

Durante la guerra civil en Mozambique los cazadores no cazaron a las hembras que no tenían colmillos. Estas sobrevivieron a las matanzas por lo que, genéticamente, se entendió que esta era una característica clave para sobrevivir.

En poco tiempo se empezó a transmitir esta alteración genética que suprime los colmillos. Las hembras pudieron desarrollar esta mutación del cromosoma X  que provoca la ausencia de los colmillos.

 

Los científicos consideran que cada vez se está presentando una constancia en el nacimiento de elefantes hembras sin colmillos (los machos mueren en el útero).

Esta modificación generaría afectaciones en su alimentación y sus necesidades básicas. El hecho que los machos mueran en el útero también generaría una reducción más en la población que, de por sí, ya está en vía de extinción.

publicidad publicidad