Desde el pasado lunes, la organización Azul Ambientalistas avisó sobre la llegada de una nube de dióxido de azufre que fue emitida por el volcán de Cumbre Vieja. De acuerdo con la organización, estas emisiones se esparcirán hasta llegar al mar Caribe. Desde el pasado domingo 3 de octubre se observó el polvo en Puerto Rico, por lo que para este fin de semana se espera que llegue a Colombia y Venezuela.

 

De acuerdo con lo informado, este polvo no afectará a la superficie, pero sí generará consecuencias en la atmósfera y se podrán dar las conocidas lluvias ácidas. Por otro lado, se reseñó que el dióxido de azufre tendrá repercusiones en la salud de las personas, pues tendrá efectos irritantes en los ojos y en las vías respiratorias.

 

Por ello, la organización señaló que es importante que niños, mujeres embarazadas, personas mayores o con problemas respiratorios eviten exponerse a las condiciones y usar mascarilla para evitar afectarse con la emisión.

 

Por otro lado, Gustavo Carrasquel, director de la organización, señaló que “todas estas emisiones que generan los volcanes son desplazadas por los vientos que vienen del Sahara y las corrientes oceánicas del Atlántico y terminan en la región del mar Caribe”.

 

Volcán Cumbre Vieja:

El volcán Cumbre Vieja de la isla española de La Palma, en el archipiélago canario, entró en erupción el pasado domingo 19 de septiembre tras días de intensa vigilancia debido a su actividad sísmica.

 

De acuerdo con la última actualización publicada por el sistema de medición geoespacial europeo Copernicus, a las 13:05 del 24 de septiembre, mostró que la lava arrasó con 77,1 hectáreas y 224 adicionales en comparación con el informe anterior. De este modo, hasta la fecha la lava ha arrasado con 190,7 hectáreas de tierra y ha destruido con su paso un total de 452 casas.

 

Sin embargo, la alerta continúa en la isla española de La Palma por la erupción del volcán Cumbre Vieja. El pasado 4 de octubre se registró la ruptura del cono del volcán, lo que incrementó la salida de lava, según reportaron medios locales.

 

El presidente del Gobierno de la región de Canarias, Ángel Víctor Torres, admitió que no se sabe en qué momento se encuentra actualmente el volcán. De todos modos, Torres señaló que no parece que esté cerca del final de la erupción. En este sentido, manifestó que la ruptura del cono en la noche del domingo provocó la salida de “mucha lava” líquida al exterior y que se desliza sobre la anterior.

 

 

El gobernante local aseguró que hay que seguir su trayectoria porque “puede haber regresiones” y afectar, si se ensancha esa lava, a un mayor número de viviendas y de zonas agrícolas, por ello ha indicado que “lo ideal” es que la lava llegue al mar de “manera pacífica” y acabar con esta “devastación” en La Palma.

 

Así lo puso de manifiesto el funcionario antes de presidir la apertura del curso académico de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

 

El presidente canario afirmó que “la pena es tremenda”, y lo que queda es “la resistencia”. Así mismo, reconoció la nobleza, solidaridad y valentía del pueblo de La Palma, para el que espera que las ayudas anunciadas lleguen “cuanto antes”.

 

Así las cosas, una decena de municipios, con un nivel de alerta máxima, fue evacuado. Los habitantes de sus domicilios se alojaron temporalmente en refugios de la isla.

 

Por su parte, el presidente regional de las Canarias, Ángel Víctor Torres, destacó la “suerte de que la erupción se haya producido en una zona despoblada” de una isla con 80.000 habitantes.

Fuente: Revista Semana


publicidad publicidad