Un niño murió después de ser atacado por un perro en Caerphilly, en el sur de Gales, mientras jugaba con un amigo.

Tras el llamado a las autoridades, el perro fue atacado por agentes con armas de fuego.

“No fue nuestro perro ni sucedió en la casa de nuestra familia. Te amamos mucho, nuestro dulce, dulce niño”, indicó la madre del menor, Emma Whitfield,

“Asistieron agentes especializados en armas de fuego, junto con paramédicos del servicio de ambulancias de Gales, que confirmaron que un niño de 10 años había muerto en el lugar”, indicaron las autoridades.

“Podemos confirmar que el ataque no ocurrió en la casa propiedad de la familia de Jack, sino dentro de otra propiedad en una calle cercana”, añadieron.

Los oficiales continúan haciendo más investigaciones en este momento y permanecerán en el lugar a medida que avanza la investigación.

publicidad publicidad