Aunque no se romantiza el hurto, prefirieron comprender por lo que estaba pasando antes que ponerla presa.

El mundo es más complicado de lo que podemos llegar a creer, no todo es blanco y negro como solemos pensar, hay matices y cada vida es una complicación. Hay personas que cometen actos cuestionables, pero al preguntar por qué lo hicieron, se convierte en un gran atenuante de la situación.

Esa es la historia de Helen Johnson, una mujer que comparte su hogar con 5 hijos y nietos, de los cuales dos son muy pequeños.

Lamentablemente no estaban en una buena situación económica, al punto de no poder comprar alimentos, lo que se traducía en hambre. Desesperada y con solo 1 dólar y 25 centavos en el bolsillo, fue a comprar algunos huevos en un negocio, pero le faltaron 50 centavos.

Sin pensar claro ante las responsabilidades, se robó 5 huevos y se los metió en el bolsillo, pensando que con eso podrían comer en casa.

Pero no tuvo suerte, los guardias la atraparon y llamaron a la policía, fue en ese momento que se reunió con el oficial de la policía de Alabama, William Stacy. En vez de esposarla, habló con ella y comprendió por lo que pasaba, así que entró a la tienda y le compró un cartón de huevos.

Ella totalmente avergonzada, intentó darle el poco dinero que tenía, pero el oficial no los aceptó y solo le pidió que no robara de nuevo.

En el video compartido por Indicrat en Youtube, se muestra a Helen Johnson abrazando al oficial de la policía, muy agradecida por el bondadoso gesto. Pero lo que ella no se imaginaba, es que todo no quedaría ahí, pues al día siguiente el policía llegó a su casa con dos camiones llenos de comida.

Contó que su gabinete nunca estuvo tan lleno y emocionada, dijo que aprovechará la oportunidad para esforzarse más y tener una vida digna. Pensó que podía ir presa por tan solo 5 huevos y ahora, quiere vivir en completa libertad y más nunca pasar por eso.

Para ella, esos 5 huevos eran la diferencia entre alimentar a sus hijos o no, por suerte, todo salió bien y encontró bondad en aquel policía que decidió no hacer drama de la situación y ayudar a una familia que lo necesitaba.

Los policías sirven y protegen, pero principalmente es eso: Servir. Una misión que en ocasiones es más complicada que atrapar a los maleantes, porque requiere de un buen corazón.

Fuente: upsocl



publicidad publicidad