Rebecca Zeni fue una de las bellezas que modeló en Nueva York en las décadas de los 40 y 50, sin embargo, tuvo un final en el que su piel se llevó la peor parte por los ácaros y la sarna que estos provocaron en su dermis.

Aunque murió en 2015, a sus 93 años, la imagen de cómo se veía su piel está circulando este mes luego de que el Washington Post publicara su historia, en donde habría tenido mucha responsabilidad la negligencia del ancianato en el que vivía.

 De acuerdo con el medio estadounidense, que cita palabras del abogado de la familia, Mike Prieto, “los ácaros parasitarios se habían enterrado bajo su piel, viviendo y poniendo huevos por todo su cuerpo. Cuando ella murió, vesículas y costras gruesas se habían formado en su piel. Su mano derecha se había vuelto casi negra, y Prieto dijo que sus dedos estaban a punto de caerse.”

Por las condiciones que llevaron a la exmodelo a la muerte, PruittHealth, empresa propietaria de varios ancianatos, incluido el Shepherd Hills, en donde pasó sus últimos días Zeni, enfrenta ahora una demanda.

De acuerdo con The Washington Post, el hogar de ancianos “tuvo múltiples brotes de sarna en los últimos años y un historial de violaciones de salud”, además, los demandantes aseguran que el ancianato la dejó sufrir una muerte agonizante.