El adolescente, que estuvo a punto de ser linchado, confesó que abusó de ella, la asesinó y la arrojó a las aguas del caño La Victoria, en Mapiripán.


Según la familia de Erika González, la menor llevaba desaparecida 12 horas. Su cuerpo fue descubierto por un pescador de la zona.