La mujer, una modelo rusa pretendía obtener 24 mil dólares (más de 76 millones de pesos) por la virginidad de su hija de trece años.


La exmodelo Rusa Irina Gladkikh, fue condenada a una pena de cuatro años de prisión por intentar vender por internet la virginidad de su pequeña hija.

Irina, en el afán de obtener dinero, ofrecía a la menor con un certificado médico que validaba la virginidad de la niña.

Con fotos de la menor, la mujer logró comunicarse con un cliente y pactaron el encuentro. Lo que ella no sabía es que el supuesto interesado resultó ser un policía encubierto.

Haciéndose pasar por un pedófilo, el oficial entregó el dinero que requería la ex modelo por los servicios sexuales de su hija. En el momento que la mujer guardó el dinero fue detenida.

La mujer afrontó un juicio en el que reconoció que había ofrecido los servicios sexuales de su hija.  Y recibió unos cuatro años de cárcel.  Además perdió la custodia de su la menor y otro hijo más pequeño.