Sorprendidos y emocionados quedan todas las noches los jurados y el público de ‘Yo me llamo’ al escuchar la melodiosa voz del imitador de Julio Jaramillo, cuyo nombre de pila es Robinson Silva.

El doble de “El Ruiseñor de América” se ha robado el corazón de todos los televidentes gracias a su gran talento para interpretar a la perfección al cantante ecuatoriano.

Así como los demás participantes, el huilense ha tenido que hacer varios sacrificios para poder llegar hasta la semifinal de la competencia, entre ellos pegarse las orejas con pegante instantáneo para lograr el parecido de Julio Jaramillo.

En otro capítulo del programa, el doble de éxitos como “Cinco centavos”, “Ódiame” y “Nuestro juramento”, contó entre lágrimas secretos de su vida personal que muchos desconocían.

“Me siento muy orgulloso de ser campesino y mis padres me enseñaron muchas cosas del campo, pero aprendí a tocar guitarra y empecé a participar en concursos de música campesina, hasta que alguien me dijo que tenía la voz parecida a Julio Jaramillo y desde ahí empecé a imitarlo”.

El cantante confesó que en la actualidad es padre soltero y que su mayor dolor es que no ha podido formar una familia. “Fui muy apresurado y me enamoré muy fácil (...) en este momento soy padre soltero de un niño pequeño 2 años y cuatro meses”, expresó el artista.

Finalmente, comentó que hace años trabajaba en un negocio de mariachis y se llevaba al bebé a todos lados porque no tenía quien se lo cuidara. “Aunque no fue fácil superar todos los obstáculos, mi hijo Robin Santiago Silva es mi mayor inspiración”.


Cabe recordar que la gran final de ‘Yo me llamo’ es hoy viernes 21 de diciembre Julio compite con Wisin y Yandel.