El fallo en primera instancia fue emitido por el Juzgado Segundo Penal del Circuito de Garzón con Funciones de Conocimiento, en el que condenó a 20 años de detención en un establecimiento psiquiátrico a Davinson Stiven Erazo Sánchez como responsable del feminicidio de Anyela Ramos Claros, (Luis Ángel Ramos Claros).


El togado consideró que el asesinato de Ramos Claros fue “por un prejuicio a causa de la identidad de género de la mujer trans”, según informó la ONG Colombia Diversa.


Erazo, de 23 años de edad, había manifestado minutos antes de la audiencia de imputación el 10 de febrero de 2017, que había asesinado al estilista. “Esta era una persona que merecía morir. No debía estar en esta vida. Él y su familia hacían cosas de satanismo, son malos. A mí me obligaron, me hicieron colgar una vez, gracias a Dios salí bien, no morí. No hay autoridad o alguien que haga algo y por eso tome la decisión de lo que hice”.


Según el juez, se demostró que Ramos tiene un trastorno mental, específicamente esquizofrenia, que se suma a la farmacodependencia, intentos suicidas por psicosis tóxica, delirio paranoico, místico y religioso.


Por esa situación lo condenó a 20 años de detención en un establecimiento psiquiátrico, clínica o institución, por lo que no pagará la pena en una cárcel. El juez le ordenó al Inpec prestarle atención médica especializada y vigilancia.

El asesinato

El estilista e integrante de la comunidad Lgtbi Ramos Claros, fue asesinado el 9 de febrero de 2017 en una peluquería de su propiedad en el barrio Las Mercedes del municipio de Garzón.
El crimen ocurrió hacia el mediodía cuando la víctima fue herido por la espalda de un disparo de escopeta, manipulada por un Erazo Sánchez, quien se le acercó argumentando que tenía que matarlo, al parecer, porque estaba afectando a menores de edad con temas satánicos.