Luego de tres meses de estar internado en el hospital, el pequeño Juan Sebastián Martínez Herrera de un año de edad, falleció tras un accidente de tránsito ocurrido en el sur de Neiva.


El niño falleció la mañana de ayer en las instalaciones del Hospital Universitario de Neiva, producto de las múltiples complicaciones de salud que sufrió tras el fatal accidente cuando viajaba en brazos de su madre a bordo de una motocicleta que fue arrollada por un camión.

El trágico accidente se presentó la tarde del 12 de octubre de 2018, en inmediaciones de Sur abastos de la vía Neiva – Rivera.  Cuando un camión tipo turbo de placa SXX-177 distribuidor de productos de la empresa Alpina, colisionó de frente contra la motocicleta Honda de placa HZL- 18C, arrastrándola unos metros y terminando estrellado contra un árbol.

A bordo de la motocicleta viajaban Karen Dayana Oliveros Angarita, una adolescente de 16 años, quien conducía el velocípedo, y como parrillera Elvía Helena Martínez, junto a su pequeño hijo Juan Sebastián. Las mujeres y el menor, viajaban de Neiva con destino al sector de Río Frío jurisdicción de Rivera, donde vivían, luego de asistir a una cita médica del niño, en la ciudad.

Tras el fuerte impacto los ocupantes salieron expulsados de la motocicleta. Y fueron auxiliados y trasladados al Hospital Universitario de Neiva; donde minutos después falleció la adolescente Karen Dayana, producto de un trauma de cerrado de tórax y trauma craneoencefálico severo.

Entre tanto, Elvía Helena, la madre del niño, tras el accidente quedó inconsciente y presentaba trauma craneoencefálico severo y múltiples traumatismos, que aún la tienen en la Unidad de Cuidados Intensivos, bajo pronóstico reservado.

El niño por su parte se estaba consciente y en medio del llanto, cuando fue trasladado al hospital, sin embargo, su estado se fue deteriorando, hasta perder la vida.

Pero el drama no termina ahí, el cuerpo del  pequeño Juan Sebastián permanece en las instalaciones de Medicina Legal y la entrega para sus exequias se complicó. Pues el trámite debe ser adelantado por un familiar directo, pero su mamá permanece en la UCI del  hospital, su progenitor no registra y sus abuelos maternos son fallecidos. Por lo que allegados y vecinos hacen lo posible para darle cristiana sepultura al niño en el municipio de Rivera.


Foto Julio Aya
 Tomado de La Nación